Cómo arreglar un pinchazo de bicicleta

By | 28 noviembre, 2017

En el blog de Francesc Robert R. podremos encontrar desde rutas a referentes del ciclismo, pero todo esto queda en nada si a la hora de organizar una salida nos encontramos con una de las peores situaciones a las que se enfrenta un ciclista: un pinchazo en plena ruta.

¿Cómo resolver esta situación?

Imagen: francescrobertribes.com

El kit antipinchazos: qué debemos llevar con nuestra bicicleta

Lo primero es estar preparados: si el pinchazo nos coge cerca de casa o en una zona urbana, podemos acudir a un taller y que nos la dejen a punto. Pero si, tal como es común, nos pilla en plena salida en medio de una ruta de carretera o montaña, debemos tener lo básico para poder cuanto menos, preparar la rueda para que nos resista hasta finalizar el recorrido o hasta alcanzar el taller más cercano.

Para ello, no es necesario que carguemos con una segunda rueda de repuesto: la idea es que cómodamente en la mochila o incluso en el cuadro de la bicicleta tengamos las herramientas que nos resuelvan un pinchazo: ¿Cuál es el kit antipinchazos más básico?

  • Cámara de aire
  • Parches
  • Llave Allen
  • Palanca
  • Raspador
  • Pegamento fijador
  • Hinchador o bomba de aire portátil

Cómo reparar el pinchazo de una bicicleta

Una vez tenemos las herramientas necesarias para atender un pinchazo y que no nos tengamos que quedar en medio de una ruta a la espera que nos recojan o que nos atienda otro ciclista, debemos seguir los siguientes pasos:

  • Usamos la llave de allen para retirar la rueda del cuadro.
  • Usamos la palanca para retirar la cubierta de la rueda
  • Si disponemos de repuesto de cámara y la cubierta está en buen estado, la introducimos, hinchamos y volvemos a colocar en el cuadro.
  • Si no es el caso, debemos localizar dónde está el pinchazo. La mejor forma es introduciendo la cámara previamente hinchada en agua, apareciendo la zona afectada mediante las burbujas que se formarán a su alrededor. Si no disponemos de agua cercana, podemos hinchar la cámara y examinar manualmente dónde se produce un silbido o escape.
  • Una vez tenemos localizada la zona del pinchazo, la raspamos para dejarla lisa para que el pegamento pueda crear un sellado uniforme y que así el parche pueda aferrarse al máximo impidiendo el escape.
  • Hinchamos un poco la cámara. Si no se produce fuga de aire o no detectamos nuevos pinchazos, la reubicamos en el interior de la cubierta con la ayuda nuevamente de la palanca y podremos colocar nuevamente la rueda al cuadro para seguir rodando tranquilamente.

Si hemos seguido correctamente los pasos y ninguno nos ha presentado alguna oposición o resistencia que nos haga dudar de su eficacia, no habrá problema alguno en que completemos la ruta. No obstante os recomendaría que una vez llegados a casa, sustituyamos toda la cámara, ya que a pesar de haberse reparado, nos podemos encontrar que en algún momento se desprenda el parche y volvamos a tener el pinchazo al descubierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *