Enriquece tu dieta con el Aguacate

By | 12 abril, 2016

El Aguacate se trata de un fruto de sabor neutro originario de América del Sur, concretamente de Colombia, México y Venezuela. También es conocido como avocado, gigante, palpay… y, aunque no lo creas, existen más de 500 variedades con distintas propiedades.

El aguacate combina perfectamente tanto con frutas dulces como con alimentos picantes o salados. Su propiedad principal es que, debido a sus altos niveles de ácido oléico, ayuda a regular el colesterol en sangre. Sin embargo, esto no debe traducirse en un consumo desmedido, pues su aporte calórico es alto y debe moderarse sobretodo en dietas para adelgazar.

En cuanto a su aporte nutricional, además de agua, su contenido en grasas y carbohidratos es elevado. Además es rico en fibra, minerales y se le atribuyen propiedades antioxidantes. Este fruto tiene grandes niveles de luteína, aminoácido encargado de garantizar una correcta salud ocular, evitando degeneraciones como las cataratas.

Para comprobar que el fruto está listo para su consumo basta con presionar con los dedos; si la pulpa cede fácilmente se encuentra en su punto óptimo. Sin embargo, es importante saber que es un fruto que madura rápidamente, por lo que es oportuno comprarlo cuando vaya a consumirse con tal de que no se desperdicie.

En caso de que no esté maduro, un remedio natural para acelerar su maduración es colocarlo en una bolsa de papel con unas manzanas.

En los últimos años están surgiendo novedades en cuanto a la presentación y formato de productos. En el caso del aguacate, es posible encontrarlo en polvo.

El aguacate se consume tradicionalmente en ensaladas. Os dejamos con una receta básica, a la vez que clásica:

En un bol ponéis la lechuga, una mitad de aguacate a trocitos, queso Burgos o%, tomate y almendras o nueces (laminadas, en polvo, en fin, como queráis). Seguidamente salpimentamos y añadimos unas gotas de limón. No hará falta usar aceite, pues el aguacate y las almendras ya cubrirán las necesidades de grasas para esa ingesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *